“TE DAMOS UN BALAZO”, LA AMENAZA DE LOS SICARIOS A LA MUJER SECUESTRADA EN TARIJA

Luego de que la justicia determinara la detención preventiva de los cuatro imputados por el caso de secuestro y tentativa de feminicidio de una mujer de 47 años, el Ministerio Público hizo conocer los detalles de la declaración de la víctima, donde detalla las agresiones y las amenazas que sufrió desde que los presuntos sicarios, contratados para quitarle la vida, entraron a su casa.

El fiscal departamental, Wilson Tito Torrez, recordó que el hecho se suscitó a partir de las 21:00 horas en el domicilio de la víctima, instantes antes habían abandonado el inmueble su hermana, Karla L.B. y su esposo, ambos también imputados, que serían quienes contrataron a los sicarios y les dieron la llave.

“A mí me dijeron que haga un trabajo. Quédate tranquila, porque sabes que te damos un balazo”, serían algunas de las frases con las que los sujetos amenazaron a la víctima, Clara L.B. mientras la maniataban y amordazaban.

Tito dijo que también procedieron a golpearla con el arma para que ella les dijera dónde tenía guardado su dinero, las llaves de su vehículo, computadora y tarjetas.

“Ellos decían que debía haber más dinero, pero al ver que no había pusieron la funda de la almohada en la cabeza de la víctima, mientras ella suplicaba por su vida, pidiendo que no le hagan daño”, agregó Tito, explicando cómo la condujeron hasta la baulera del motorizado.

Luego de conducir un buen tramo ingresaron a un garaje, donde la víctima escuchó la voz de su cuñado. Posteriormente, se desplazaron a otro lugar a recoger un pico y una pala, retomando el camino por diferentes zonas de la ciudad, hasta que se detuvieron en un sitio a consumir bebidas alcohólicas, sin que la mujer pueda escuchar a cabalidad lo que decían.

Instantes más tarde, abrieron la cajuela y la obligaron a que ponga su huella digital en un celular y nuevamente la encerraron para seguir su recorrido. Es allí que fueron intervenidos por personal Policía Nacional, que realizaba su patrullaje nocturno y la víctima hizo todo su esfuerzo para que la escucharan, hasta que abrieron la cajuela y la encontraron.

“Muchas veces la opinión pública hace escarnio de la Policía, pero en esta oportunidad han actuado con profesionalismo. Han sido capaces de manejar una situación con gente de alta peligrosidad, mientras los han abordado y han pedido refuerzos”, añadió.

A pesar de estos elementos, el abogado de la defensa, Romeld Arnez Vilca, señaló que se está presentando un recurso de apelación de la detención preventiva, además de un recurso para el cambio de la tipificación del delito para que sea solamente secuestro y no tentativa de feminicidio.

“Hemos incidentado la imputación a partir de la nulidad, en sentido de que vemos defectos absolutos (…) la señora estaba privada de su libertad, pero el bien jurídico de su vida no estaba en riesgo”, dijo.

Mientras tanto, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) derivó a los dos hijos de la hermana y cuñado de la víctima con su familia ampliada, en resguardo de su seguridad.

Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *